Mi dispositivo está actuando de forma sospechosa

Los ataques de malware han evolucionado y se han vuelto muy sofisticados con los años. Estos ataques representan múltiples amenazas diferentes y pueden tener serias implicaciones a nivel de infraestructura, datos personales y organizacionales.

Los ataques de malware vienen en diferentes formas, como virus, phishing, ransomware, troyanos y rootkits. Algunas de las amenazas son: fallas en los equipos, robo de datos (credenciales confidenciales de la cuenta, información financiera, inicios de sesión de cuentas bancarias), un atacante que les chantajea para pagar un rescate al tomar el control de tu dispositivo, y/o la toma de control de tu dispositivo y su uso para lanzar ataques de Denegación Distribuida de Servicio o DDoS.

Algunos métodos utilizados comúnmente por los atacantes para comprometerte a ti y tus dispositivos parecen actividades regulares, como:

  • Un correo electrónico o una publicación en las redes sociales que tentarán alos usuarios a abrir un archivo adjunto o hacer clic en un enlace.

  • Impulsar a las personas a descargar e instalar software desde una fuente no confiable.

  • Presionar a alguien para que ingrese su nombre de usuario y contraseña en un sitio web cuyo aspecto parece legítimo, pero no lo es.

Esta sección del kit de primeros auxilios digitales te guiará a través de algunos pasos básicos para determinar si tu dispositivo está probablemente infectado o no.

Si crees que tu computadora o dispositivo móvil ha comenzado a actuar de manera sospechosa, primero debes pensar en cuáles son los síntomas.

Los síntomas que comúnmente se pueden interpretar como actividad sospechosa del dispositivo, pero a menudo no son motivo suficiente para preocuparse, incluyen:

  • Sonido de cliqueos durante llamadas telefónicas.
  • Gasto de batería inesperado.
  • Recalentamiento mientras el dispositivo no está en uso.
  • El dispositivo funciona lentamente.

Estos síntomas a menudo se consideran erroneamente como indicadores confiables de actividad maliciosa en el dispositivo. Sin embargo, cualquiera de ellos por sí solos no es motivo suficiente para preocuparse.

Los síntomas más confiables de un dispositivo comprometido por lo general son:

  • El dispositivo se reinicia frecuentemente por sí solo.
  • Las aplicaciones fallan, especialmente después de la acción de entrada.
  • Las actualizaciones del sistema operativo y/o los parches de seguridad fallan repetidamente.
  • La luz indicadora de actividad de la cámara web está encendida mientras la cámara web no está en uso.
  • "Pantallas azules de la muerte" o pánicos del kernel de forma muy repetida.
  • Ventanas con intermitencias.
  • Advertencias de antivirus.